Vestigios

El deterioro, el abandono, lo decadente... encierran para mí un placer como observador, el misterio. Me resulta inevitable no preguntarme cuál fue su función, quien era su dueño, que cosas, personas, acontecimientos giraron a su alrededor y ante el desconocimiento tiendo a inventar una historia en la que le doy al objeto un protagonismo en mi pintura... Hay belleza, melancólica y  romanticismo en aquello que se abandona a su suerte.